Con la llegada del mes de junio ya vemos cada vez más cerca el verano, ¡y es que solo quedan unas semanas para que llegue la ansiada estación! No obstante, tenemos que ser conscientes de todos los riesgos asociados a las exposiciones al sol en general, y en particular, de nuestros hijos.

Debes saber (si no lo sabes ya) que la protección en los bebés y en los niños es imprescindible, tanto físicamente como tópicamente. Esto se debe a que la piel de los niños, al poseer menos melanina, es más sensible que la piel de los adultos a las radiaciones solares.

Además, a pesar de que las cremas fotoprotectoras se pueden usar de forma segura en los bebés, por debajo de los 6 meses pueden resultar irritantes a causa de las características especialmente sensibles de su piel. Consulta a tu médico antes de aplicar una crema solar a un niño de esta edad.

A efectos prácticos, hay unas recomendaciones básicas que debes saber como la que te acabamos de explicr de los menores de 6 meses. Además, en niños mayores de 6 meses, y según las guías nacionales e internacionales, se recomienda:

  • Evitar la exposición solar directa entre las 11 y las 16 horas (hora solar).
  • Cubrirse con ropa y gorras con visera.
  • Utilizar ojeras con protección solar.
  • Utiliza fotoprotectores. Se recomiendan los de filtro físico para minimizar el riesgo de absorción de ingredientes tóxicos.
  • Protegerse, también, en días nublados.
  • Protegerse del sol aunque la piel esté bronceada.
  • Los fotoprotectores utilizados en niños tienen que tener un factor de protección solar como mínimo de 25, tienen que ser de amplio espectro (cubrir radiación UVA y UVB) y resistentes al agua.
  • El protector solar se tiene que aplicar generosamente y un mínimo de 15-30 minutos antes de iniciar la exposición al sol. Hay que repetir la aplicación cada 2 horas.

Qué crema escoger?

 Se recomienda que el factor de protección solar (FPS) para los bebés y los niños sea de 50. Cuanto más elevado es, más protección proporciona. Las mejores cremas son las que se denominan “de amplio espectro” porque protegen de los dos tipos de rayos solares que pueden ocasionar daños a la piel, los ultravioleta A (UVA) y los ultravioleta B (UVB).

Las mejores cremas son las que están fabricadas especialmente para ellos, que contienen las mismas sustancias protectoras que se usan para los adultos, con la diferencia que no están perfumadas y su base de formulación es más suave.

Además, las presentaciones resistentes al agua son siempre la elección más adecuada para los niños. Estos protectores están pensados para durar más que los otros en el agua durante el baño o en el caso de sudoración abundante si realizan actividad física.

  • Aplica la crema cada día cuando estén al aire libre, incluso por un corto periodo de tiempo. La mayoría de las lesiones provocadas por el sol ocurren como consecuencia de una exposición fortuita durante las actividades cotidianas, no al tomar el sol a la playa.
  • Cubre toda la piel extendiendo la crema. La forma correcta de aplicar el fotoprotector solar es frotando y extendiendo bien la crema por todas las áreas corporales expuestas, especialmente la cara, las manos y los pies. No escatimes. Aplícala generosamente. En la cara, se tiene que aplicar la crema por la nariz, labios y orejas, pero nunca por los párpados porque puede entrar en los ojos y causar irritaciones. Los párpados se tienen que proteger con una gorra.
  • Aplica la crema 30 minutos antes de salir de casa. Evita que tus hijos se pongan la camiseta inmediatamente para evitar que el tejido de algodón no absorba la crema. Pero sobre todo, no esperes a llegar a la playa o a la piscina para aplicar la crema porque durante la primera media hora de exposición al sol se suelen producir quemaduras.
  • Renueva el protector solar cada 2 horas. La frecuencia de renovación habitual de la crema solar es cada 2 horas, pero como los niños se están bañando frecuentemente, juegan en el agua y mantienen mucha actividad física, puede ser buena idea aplicarla de nuevo cada menos tiempo.
  • Utiliza protector solar también en días nublados. Aunque parecen días de sombra, en los días nublados también hay que posar crema, porque las radiaciones solares atraviesan las nubes.

Es muy importante que ayudes a tus hijos a que disfruten del sol de una forma segura y les enseñes desde bien pequeños la importancia de una buena protección solar para evitar daños mayores.

¡Consultanos en la farmacia para más información!