¿Sabes que en verano también hay alimentos de temporada que pueden aportarte muchos beneficios? 

El calor del verano nos invita a incorporar en nuestra dieta alimentos ligeros, menos calóricos y refrescantes que nos ayudan a combatir el calor y a compensar la deshidratación. 

Hoy te contamos cuáles son los mejores alimentos para incluir en tus recetas veraniegas. ¡Sigue leyendo! 

Pescado azul 

Tenemos infinitas maneras de consumir pescado azul en esta época del año: sardina, boquerón, caballa, bonito, atún, salmón…

Estos manjares del mar son una fuente inmejorable de ácidos grasos poliinsaturados, como el ácido alfa linolénico o el omega 3, un tipo de grasas que, aunque debemos controlar su ingesta porque aportan bastantes calorías, son imprescindibles para mantener una piel sana e hidratada. Además, estos alimentos ayudan a prevenir las manchas y el envejecimiento prematuro de la piel. 

Fruta de temporada

Tomar frutas en esta época del año te aportará agua y fibra, haciendo que sean depurativas y diuréticas.

Frutas como la sandía o el melón pueden ser ideales para darle un toque fresco a tu dieta. Puedes tomarlas como postre, en ensaladas, en batidos, en forma de helado… ¡Busca la forma que más te guste!

Verduras 

¡Aprovecha esta temporada para tomar verduras refrescantes y con muchas vitaminas! El pepino te ayudará a refrescarte y a depurar el organismo y el tomate te aportará vitamina A que ejerce un papel esencial en la renovación de la piel y de las mucosas, por lo que favorece su resistencia ante el riesgo de quemaduras y otras lesiones que provoca el sol.

Legumbres 

Las legumbres aportan antioxidantes, fibra, vitaminas, minerales y proteínas de alta calidad. Seguramente, un plato caliente de legumbres es poco apetecible en verano, pero ¿por qué no pruebas a comerlas en forma de ensalada?

Este plato te aportará nutrientes como el cinc, que ayudará a que tu piel se vea radiante

Yogur

Helado o para beber, el yogur es irresistible sobre todo en verano, es fresquito y apetece a cualquier hora del día. Además, es una gran fuente de vitamina B e interviene de manera especial en la hidratación de la piel, la protege de la irritación y ayuda a favorecer los procesos de renovación celular. 

Este verano, ¡llénate de sabor y pon color a tus platos!