Consigue un cupón de descuento del 10% en tus compras de parafarmacia rellenando los datos  

Presenta el código de descuento que recibirás al suscribirte, en tu próxima compra en la Farmacia 

Ver información de privacidad



Las estaciones como el otoño y el invierno son las más temidas a la hora de contraer más resfriados y virus como la gripe.

Es entonces cuando más nos acordamos de nuestro sistema inmunitario y queremos algo para subir las defensas del organismo.

Lo primero de todo: ¿qué es el sistema inmunitario?

Dentro de nuestro organismo tenemos un ejército compuesto por células, tejidos y órganos que son los encargados de defendernos de parásitos, hongos, virus y bacterias.

Cuando tenemos un sistema inmunitario en buenas condiciones, no tenemos infecciones repetitivas y podemos luchar mejor contra cualquier tipo de microorganismo.

El agotamiento crónico y las infecciones recurrentes son síntomas de que tus defensas no están fuertes.

Con los cambios de tiempo y cuando llega el frío, aparecen las enfermedades del aparato respiratorio.

Las temperaturas bajas pueden provocar una disminución en la capacidad de defensa que tienen las mucosas de las vías respiratorias.

Es muy importante de que no nos olvidemos de que situaciones anímicas como la depresión, el estrés, una mala alimentación y no tener un descanso adecuado pueden causar que se debilite nuestro sistema inmunitario.

Cómo protegerse de los resfriados


Cómo protegerse de los resfriados

Hay «bichitos» a los que les encanta el frío, como es el caso de los rinovirus, que son los mayores responsables de los resfriados.

En estas estaciones del año tenemos que prestar más atención que nunca a tener unas medidas preventivas.

¿Qué podemos hacer para evitar el contagio de estos virus?


Lavarse las manos a menudo es fundamental a la hora de evitar contagiarnos.

Al tocar un objeto que está contaminado, si luego nos llevamos las manos a la nariz, la boca o los ojos tenemos más probabilidades de contagiarnos. Por eso en las campañas dedicadas a la prevención, insisten en que nos lavemos las manos con regularidad.

Intentaremos evitar el contacto con superficies que toquen muchas personas. Hay algunas de ellas que les gustan más a los rinovirus, como los teléfonos, picaportes, las barras de las escaleras y las de los autobuses, interruptores, etc...

Sin embargo, estas bacterias no sobreviven de igual manera en otro tipo de materiales como el papel o el algodón.

Nos mantendremos alejados de las personas que están enfermas, ya que pueden transmitir los virus que causan el resfriado común mediante el contacto cercano.

Cómo no contagiar un resfriado



Cómo no contagiar un resfriado

Igual que debemos tener cuidado para no contagiarnos, si ya estamos resfriados, llevaremos a cabo unas medidas para no contagiar a las personas de nuestro alrededor.

Intenta permanecer en casa cuando estés enferma y tampoco lleves a lo niños al colegio o la guardería si ellos también están malitos.

Evita tener contacto cercano con otras personas, como dar abrazos, besos o la mano.

Cuando vayas a toser o estornudar procura alejarte de los demás y si no tápate la nariz y la boca con la parte superior de la manga.

Lávate las manos después de toser, estornudar o sonarte la nariz.

Desinfecta las superficies y los objetos que se tocan con más frecuencia, como los juguetes, interruptores, teléfono, mando de la tele y las manijas de las puertas.

Alimentos que ayudan a subir las defensas


Alimentos que ayudan a subir las defensas



 Frutas y Verduras

Lo ideal seria consumir dos raciones de fruta y tres de verduras al día.
Tienen un alto contenido en vitaminas y minerales con acción antioxidante, lo que nos hace más fuertes a la hora de protegernos de las infecciones y a la vez estos antioxidantes protegen a nuestras células del sistema inmunitario de los radicales libres.


 Minerales

El manganeso, el zinc y el cobre son los principales minerales que mejoran nuestro sistema inmunitario. El manganeso lo podemos encontrar en cereales integrales, en los moluscos y el marisco.
El Cobre y el Zinc forman parte de los frutos secos y las legumbres.

 Vitaminas

Sobre todo las vitaminas A, B, C y E; nos ayudan a protegernos de virus y de los agentes tóxicos medioambientales.

 Cítricos

Entre ello tenemos a la naranja, el limón, la mandarina, la lima y el pomelo. También es muy rico en vitamina C, el escaramujo.

Las coles (brócoli, col rizada, coliflor), las hojas verdes y los kiwis también son ricos en vitamina C.

La vitamina C aumenta nuestro sistema inmunitario, nos ayuda a prevenir los catarros y en el caso de estar ya resfriado, la recuperación y el alivio de los síntomas es más rápido.

 Miel

Desde la antigüedad la miel se ha utilizado como remedio para aliviar la tos y la irritación de garganta por su contenido en inhibidinas, sustancias que le otorgan la capacidad bactericida y antiséptica.

 Ajo

El ajo es un buen antibiótico natural que nos ayuda a luchar contra virus y bacterias. 
Tiene más de 2000 sustancias activas beneficiosas para el organismo. Entre sus muchas propiedades, nos ayuda a fluidificar y expulsar con más facilidad el moco.

 Cebolla

La cebolla es de los mejores remedios naturales para las infecciones respiratorias, sobre todo para faringitis, laringitis e infecciones pulmonares.
Al igual que el ajo también nos ayuda a fluidificar y expulsar los mocos más fácilmente.

 Alimentos de color rojo

Por ejemplo, el tomate, el pimiento, la remolacha, las fresas, las cerezas, los arándanos y otros frutos rojos. Todos ellos tienen un alto contenido en carotenos y vitamina A.

 Zinc

El Zinc lo encontramos en el chocolate negro, pipas de calabaza y semillas de sésamo.

 Selenio

Pipas de calabaza, nueces de Brasil, arroz integral o avena.

 Ácidos Grasos Esenciales (Omega-3)

Semillas como la chía, de cáñamo, de lino, nueces, pescados azules, aguacates o algas.

 Probióticos

Una flora intestinal equilibrada aumentará nuestro sistema inmunitario.

Las bacterias beneficiosas que contienen el yogur y el kéfir (Lactobacillus bulgaricus y Streptococus thermophylus) y las leches fermentadas (bifidobacterias o Lactobacilus casei), nos ayudan a subir nuestras defensas.

También contienen estas bacterias beneficiosas alimentos como el chucrut, kimchi, el té kombucha o kéfir de agua.

 Hongos y setas

Cada vez son más conocidos los hongos como el Shitake, Reishi y Maitake, muy utilizados en la medicina oriental. Tienen muchas propiedades, entre ellas su capacidad para subir el sistema inmunitario y combatir contra virus y bacterias.

 Líquidos

Hay que beber entre 1 litro y medio y 2 litros de agua al día, esto ayuda a disolver la mucosidad y mantiene hidratada la mucosa respiratoria protegiéndola frente a las infecciones.

 Plantas medicinales y complementos alimenticios

Equinácea, tomillo, própolis, miel, jalea real, uña de gato, etc...


Própolis



Propóleo

Es una sustancia resinosa que recolectan las abejas, de las resinas y secreciones que cubren las yemas de árboles como el Roble, Álamo, Abedul, Castaño ...

El própolis tiene muchísimas propiedades beneficiosas para la salud. Entre ellas y haciendo referencia al post de esta semana:

Lucha contra microbios, como bacterias, virus, hongos y parásitos.
Tiene acción analgésica.
Estimula el sistema inmunitario.
Nos ayuda a prevenir catarros, gripes e infecciones de repetición.
Eficaz en las infecciones del aparato respiratorio, tanto en la fase aguda como de manera preventiva.

Las presentaciones a base de própolis las puedes encontrar:

En cápsulas, extractos hidroalcohólicos y en pomada para uso externo.

En presentaciones mezcladas con diferentes plantas para potenciar sus efectos.

Como producto dietético mezclado con miel, jalea real, vitamina C o polen.

Arkocápsulas® Própolis




Ayuda a subir tu sistema inmunitario

Valiéndose de su experiencia en el campo de los complementos nutricionales, Laboratorios Arkopharma ha desarrollado Arkocápsulas® Própolis: una fórmula exclusiva que actúa respetando al máximo su organismo.

Composición

Extracto de própolis.
Agente de carga: celulosa.
Antiaglomerante: estearato de magnesio.
Recubrimiento de origen vegetal: Hidroxipropilmetilcelulosa.

Modo de empleo

Tomar 3 cápsulas al día, con frecuencia en el desayuno, con un gran vaso de agua.

Por 3 Cápsulas: extracto de Própolis 750 mg

Recomendaciones

No superar la dosis diaria recomendada. 
Los complementos alimenticios no deben ser utilizados como sustituto de una dieta equilibrada. 
Mantener fuera del alcance de los niños. 
Es importante seguir una dieta equilibrada. 
No tome en caso de alergia o hipersensibilidad a los productos apícolas. 
No recomendado durante el embarazo y la lactancia. 
Proteger de la luz, del calor y de la humedad.



Consigue un cupón de descuento del 10% en tus compras de parafarmacia rellenando los datos  

Presenta el código de descuento que recibirás al suscribirte, en tu próxima compra en la Farmacia 

Ver información de privacidad